Skip to main content

Las mesas de dulces se han convertido en una tendencia muy popular para eventos y celebraciones. Esto incluye, por supuesto, las de primera comunión, a las que le dan un toque especialmente infantil, muy adecuado para restarle formalidad a este tipo de celebraciones. Pueden añadir una pincelada extra de diversión y dulzura a la celebración de una comunión. Pero antes de decidirte a poner una mesa de dulces en tu fiesta, es importante que tengas en cuenta qué tipo de celebración quieres hacer y si el candybar encaja con el estilo.

Aquí exploraremos las diferentes opciones para crear una mesa de dulces en tu fiesta de comunión, desde las más elaboradas hasta las más naturales, y te daremos los pasos para crear la tuya propia.

 

Hay diferentes opciones cuando se trata de mesas de dulces, que van desde las más elaboradas a las más naturales. Puedes ir a por todas con una amplia variedad de dulces y caramelos, decoraciones coloridas y elementos interactivos como tarros de caramelos que los peques deben abrir o incluso una máquina de algodón de azúcar. También puede optar por la sencillez, con una selección de dulces clásicos y una presentación más minimalista, simplemente con fuentes de dulces de los que cada uno puede servirse a su gusto. Pero, ¿por qué poner un candy bar en tu fiesta de comunión? ¿Es sólo por diversión, o es un poco excesivo? Aquí exploraremos las diferentes opciones para crear una mesa de dulces para tu fiesta de comunión, desde las más elaboradas hasta las más naturales, y te daremos los pasos para crear la tuya propia.

¿Por qué poner un candybar en tu fiesta de primera comunión?

Vamos a comenzar por considerar los pros y los contras de tener una mesa de dulces en una fiesta de comunión. Por un lado, una mesa de dulces puede añadir un toque divertido y festivo a la celebración. También puede servir como un dulce capricho para los invitados, tanto pequeños como mayores. Aunque es verdad, que dependiendo de la forma de presentarla y el tamaño, se puede argumentar que una mesa de dulces es innecesaria e incluso excesiva, especialmente si ya se servirán otros alimentos y postres en la fiesta.

En última instancia, la decisión de incluir un candy bar para la primera comunión es personal y debe basarse en tus propias preferencias y el tema general y el tono del evento.

Si decides incluir una mesa de dulces en tu celebración de comunión, hay muchas opciones diferentes para elegir. Las estaciones de chuches más elaboradas pueden presentar una amplia variedad de dulces y caramelos, así como decoraciones y expositores ornamentados. Este tipo de mesas de dulces pueden ser más adecuadas para eventos más grandes y pueden ser bastante impresionantes a la vista. Por otro lado, también puede optar por una mesa de dulces más natural y sencilla, con una selección más pequeña de dulces y decoraciones mínimas. Este tipo de mesa de dulces puede ser más apropiado para reuniones más pequeñas o para aquellos que quieren mantener las cosas más discretas.

Mesa de dulces para una comunión: ¿Divertido o excesivo?

Una mesa de dulces puede ser un complemento divertido y festivo para una fiesta de comunión, pero es importante considerar si es apropiado para el evento. Si estás planeando una comunión más formal o tradicional, una mesa de dulces puede no ser lo más adecuado. Por otro lado, si estás planeando una celebración más informal o contemporánea, una mesa de dulces podría ser justo lo que necesitas para añadir un toque de capricho y emoción.

Además, antes de determinar si es algo excesivo o no, debemos tener en cuenta que dependerá mucho del tamaño y decoración. Estos deben ser acordes al resto de la celebración. Pero en última instancia esto es algo absolutamente personal, que solo vosotros podéis decidir. En cualquier caso, si estáis dudando yo os diría que le da un toque muy divertido y original, por lo que yo no renunciaría a ello, pero que la clave está en ser sutil.

DIY: Pasos para crear tu propia mesa de dulces

Si finalmente decides crear tu propia mesa de dulces para tu celebración de comunión, aquí tienes algunos pasos a seguir:

Paso 1: Elige la temática de tu candybar para comunión:

El tema debe coincidir con el tema general de la fiesta y puede basarse en los intereses del niño de la comunión o en un esquema de color o estilo en particular.

En el caso de que hayas decidido apostar por la papelería para eventos para aderezar la primera comunión (no solo recordatorios, sino también menús o servilleteros, el nombre del peque, seating chart o plano de sala para saber dónde va sentado cada uno…) esto puede dar opción a muchos elementos personalizados para las estaciones de servicio como los carteles de los dulces y alguna ilustración personalizada o cartel de bienvenida que suele colocarse como parte de la decoración.

Paso 2: Elige el tamaño de la estación de dulces:

El tamaño del candybar debe ir en función del número de invitados y de la cantidad de niños (los más pequeños suelen tomar más chuches). Asegúrate de tener suficientes golosinas para todos, pero también ten en cuenta el espacio del que dispones y que la mesa no sea desproporcionada comparándola con otras mesas que pongas. Querrás tener suficientes dulces y caramelos para satisfacer a todos los golosos, pero no tantos como para que resulte abrumador.

Paso 3: Ten en cuenta las restricciones alimentarias de los asistentes en tu comunión

Si hay algún invitado que debe hacer una dieta especial, con alergias o intolerancias alimentaria, asegúrate de incluir opciones aptas para ellos. Asegúrate de tener opciones para todos, pero sobre todo, ten en cuenta que debe haber carteles en todo aquello que sea autoservicio con aquello que no se puede consumir. Por ejemplo, si tienes que hacer un candybar sin gluten, se debe incluir el cartel de “apto para celiacos” o “sin gluten” en aquellos alimentos que puedan tomar, o las indicaciones contrarias en las que no puedan. Es muy importante también que si las restricciones las tienen los niños, hables con los padres en la celebración o previamente en caso de que sean intolerancias o alergias graves. No queremos incidentes desagradables si un niño tiene acceso a un alimento peligroso para él. Así mismo, debes tener en cuenta que si hay niños muy pequeños, todo aquello con lo que puedan ahogarse debe estar inalcanzable para su altura. También en este caso debes tener cuidado con las mesas de caballetes, ya que los niños tienen tendencia a colgarse de las mesas cuando no llegan a algo que quieren coger, y estas pueden caerse sobre ellos.

Paso 4: Elige los dulces y golosinas que pondrás en la mesa de dulces para comunión

Selecciona una variedad de dulces y caramelos de diferentes colores, sabores y texturas para crear una presentación llamativa. Considera una mezcla de los clásicos favoritos y opciones más originales para atraer a diferentes gustos.

Ten en cuenta los gustos de tus hijos para que les guste a los más peques y también los de los mayores. Ten en cuenta que no todo deben ser dulces ultraprocesados. Puedes aprovechar para poner fruta fresca o fruta escarchada o postres caseros.

Un toque muy bonito es poner los dulces de nuestra infancia (Especialmente interesante si tienes varios hermanos, ya que suele evocar recuerdos familiares) Aquí tienes también opción de recordar a los que ya no están con nosotros, por ejemplo, con su postre favorito. Esto podría arrancar alguna lágrima, por lo que debemos tener cuidado si es una falta relativamente reciente o especialmente dolorosa para alguien.

Paso 5: Busca proveedores y distintos montajes para la colocación del candybar

Esto incluye recipientes, estructuras y carteles. Asegúrate de que haya diferentes alturas para crear una composición visualmente atractiva. Para esto, a mi me encanta inspirarme en plataformas como Pinterest, que suele tener muchísimas ideas diferentes. Busca siempre en las fotos fuentes o recipientes parecidos a los que tienes para que no tengas que comprar muchas cosas nuevas y busca la manera de adaptarlo. En caso de ser posible, todo aquello que compres, piensa en una utilidad que pueda tener en el futuro para ti.

Las estructuras serán todo aquello que cree las distintas alturas, como cestas u otros elementos que coloquemos en la parte trasera para levantar esas fuentes y crear una suerte de escalera que nos permita ver al menos dos filas de fuentes repletas de dulces.

Una vez elegido todo, yo haría un pequeño boceto o al menos una explicación de dónde vas a colocarlo todo para que el día que te toque montarlo no se te olvide nada y además vayas más rápido. Es posible que en este paso debas renunciar a algunos de los dulces si no has encontrado un sitio adecuado donde ponerlos. Por eso, es preferible organizar bien cómo lo vamos a montar antes de comprar los dulces.

¡Ah! Una cosa que es importante que tengas en cuenta es si la mesa se colocará contra una pared o si los invitados tendrán acceso por los dos lados.

Paso 6: Busca inspiración para la decoración del candybar

¡Aquí es donde realmente puedes divertirte y ser creativo! Si antes hablábamos de las fuentes, ahora trata del resto, de la parte decorativa, esto incluye manteles, globos y guirnaldas y otros elementos ornamentales que combinen con el tema de la fiesta.  Por supuesto, la decoración y los recipientes o las estructuras deben estar en consonancia. Por ejemplo, elementos como cestas encajan bien con manteles de lino, para conjunto rústico. Para una estética más moderna, podemos combinar mantelería más elegante con fuentes plateadas o de cristal. Es importante también ser sutil en este paso, no hace falta poner tooooodo lo que encontremos, con elegir un par de cosas para enmarcar la composición valdrá.

Paso 7: Dale un toque personal a la mesa de dulces de comunión

También puedes encargar adornos personalizados, como pajitas, servilletas u otros elementos decorativos con el nombre del niño de la comunión para dar un toque especial a la mesa de dulces. En el caso de que hayas encargado papelería para eventos, solo tendrás que solicitárselas a tu proveedor. En el caso de que no, hay muchas empresas que hacen este tipo de cosas. Este es un paso absolutamente personal y en mi opinión, solo elegible para las mesas más grandes y exuberantes. En caso de que quieras hacer algo sutil, yo te recomendaría prescindir de personalizar elementos de usar y tirar y como mucho centrarte en algún cartel más grande con el nombre del niño o simplemente su inicial. Algo que después puedas llevarte a su dormitorio como decoración para tener un recuerdo bonito.

Paso 8: Prepara los carteles para el candybar

Una vez que sepamos qué dulces y de qué manera vamos a colocarlos, ya sabes qué carteles vas a necesitar. Pueden ser etiquetas para cada tipo de dulce, escritas a mano o a ordenador. También debes incluir los carteles con cualquier otra información relevante, como advertencias sobre alérgenos o instrucciones especiales. Yo recomendaría hacerlas junto con el título de los dulces, para que no haya posibilidad de que se separen en la preparación o cuando los invitados se sirvan. Por ejemplo, si tenemos unas gominolas sin gluten, es mucho mejor hacer un cartel que ponga en grande “Gominolas” y debajo ponga más pequeño “sin gluten” antes que hacer un cartel de “Gominolas” y añadir otro distinto con el “si gluten”, ya que el segundo cartel podría separarse e ir a parar donde no es.  Podemos preparar otros carteles bonitos como uno con el nombre del niño de la comunión u otro con algún mensaje chulo para animar a la gente a que se lo pase bien.

Paso 9: Coloca la mesa los dulces de comunión

Dispón los dulces y caramelos de forma visualmente atractiva, cuidando el equilibrio de colores y formas de los diferentes artículos. Deberás elegir el momento exacto dependiendo de qué dulces haya para que no se seque. Es posible que para esto necesites ayuda de alguien que no vaya a la iglesia, ya que es muy complicado para nosotros estar en el lugar de la celebración antes que el resto de invitados.

Podemos hacer dos cosas, por un lado, dejar toda la colocación de la mesa en manos de terceros, con el esquema del que hemos hablado anteriormente, pero pasado a limpio. En este caso, cuantos más detalles para que te entiendan, mejor.

La otra opción es dejar toda la mesa colocada a falta de colocar la comida. Si dejas colocados los carteles, la persona que te ayude solo tendrá que colocar los perecederos en cada sitio. Para cualquiera de las dos opciones, yo recomiendo repasar el esquema (más detalladamente si es para terceros, pero si está repasado, nos ahorrará tiempo a nosotros también). Otro truco es colocar pegatinas o carteles en los dulces con el nombre que pone en el cartel que podrá en la mesa de dulces. Por ejemplo, si en la mesa de dulces bajo el cartel de “golosinas – Sin gluten” hay ositos de gominola, gusanos de gominola y fresitas, y tenemos hemos comprado 3bolsas con las mismas, yo las juntaría en un túper o recipiente de ese tipo y escribiría en el mismo “golosinas – Sin gluten”. De esta manera te aseguras que no se cambian los carteles de nada.

En mi opinión, poner un candybar puede darle un toque muy informal y divertido a vuestra comunión. Y lo que para mi es más importante, es algo exclusivamente para los niños, lo que hace de la celebración algo infantil y más entretenido para ellos (que os dejarán tomar el postre tranquilo). Sin embargo, si no eres una persona especialmente organizada o no tienes mucho tiempo, te recomiendo que contactes con alguna empresa de cáterin para que esto no te resulte un quebradero de cabeza.

En caso de que no tengas presupuesto o te den alguno descabellado, siempre puedes pedirle ayuda a la madrina o algún familiar o amigo al que se le den bien este tipo de cosas.

Busca maneras de celebrar la comunión de la manera que os apetezca a la familia, pero siempre sin que provoque disgustos ni malestar. Recuerda que las celebraciones de este tipo deben ser siempre agradables de recordar. ¡Y no olvides que si tienes cualquier duda, estoy disponible para resolverla en comentarios!

Dejar un comentario