Skip to main content

La Primera Comunión es uno de los sacramentos más importantes dentro de la Iglesia Católica, marcando un momento significativo en la vida espiritual de los niños. Este sacramento simboliza la Eucaristía, donde los niños, por primera vez, reciben el cuerpo y sangre de Cristo en forma de pan y vino. Sin embargo, surge una pregunta común entre padres y familiares: ¿con cuántos años se hace la comunión y cuáles son los requisitos necesarios para que un niño participe en esta ceremonia? Recuerda que tienes información adicional en el artículo en el que te contamos qué es la comunión junto con su significado, su historia y otras preguntas frecuentes.

¿A qué edad se hace la comunión?

¡Es normal no saber con cuántos años se hace la comunión hasta que le toca a tus niños! Tradicionalmente, la Primera Comunión se realiza entre los 8 y los 10 años de edad. Esta edad es cuando se hace la comunión porque se estima que a esa edad los niños ya han pasado por un proceso de maduración humana y un conocimiento suficiente para comprender el significado del sacramento y participar en la vida cristiana de manera activa.

La edad de la comunión exacta puede variar dependiendo de la diócesis y las prácticas locales, pero la mayoría de las parroquias siguen la pauta general de la Iglesia Católica. La iglesia recomienda que los niños hayan alcanzado la “edad de discreción”, es decir, la capacidad para discernir entre el bien y el mal, y tener una comprensión básica del misterio de la Eucaristía. Esto se alinea con la idea de que los niños deben recibir la instrucción religiosa suficiente y prepararse cuidadosamente antes de comulgar por primera vez.

Pero, ¿en qué curso se hace la comunión? En términos de educación formal, la Primera Comunión suele coincidir con los cursos de tercero o cuarto de Educación Primaria, lo equivalente a una edad de entre 8 y 10 años. Durante este periodo, los niños participan en clases de catecismo que preparan su mente y espíritu para el sacramento. Estas clases no solo enseñan la doctrina de la religión católica, sino que también buscan inculcar un amor y una comprensión profunda de la Eucaristía y su papel en la vida cristiana.

Requisitos para hacer la comunión

Una vez sabemos a qué edad se hace la comunión, surgen otras dudas como los requisitos previos que los niños deben cumplir antes de recibir su Primera Comunión. Estos requisitos están diseñados para asegurar que los niños estén espiritualmente preparados para este paso tan importante en su vida cristiana.

Bautismo

Estar bautizado es el primer requisito y más importante. El bautismo es el sacramento de iniciación cristiana que marca la entrada de una persona en la Iglesia Católica. Sin este sacramento, no se puede recibir la Eucaristía ni ningún otro sacramento como la Primera Comunión o el enlace matrimonial. Si un niño no ha sido bautizado, deberá recibir el bautismo antes de comenzar la preparación para la Primera Comunión.

Instrucción religiosa

Los niños deben haber recibido la instrucción religiosa suficiente antes de hacer la comunión. Esto generalmente se logra a través de clases de catecismo ofrecidas por la parroquia. Esta instrucción suele durar entre uno y dos años y se llevan a cabo todos los domingos o en sesiones semanales. Esta instrucción abarca temas como la vida de Jesús, y la Virgen María, los sacramentos, los mandamientos y las oraciones básicas. Esta instrucción de la Eucaristía les prepara para participar activamente en ella. El objetivo es que los niños tengan un conocimiento suficiente de la fe católica y de la Eucaristía.

Para la Iglesia Católica, la Eucaristía de la Primera Comunión es el sacramento central de la vida cristiana. Se considera la fuente y cumbre de la vida de fe porque representa la unión con Cristo y su sacrificio por la humanidad. Las palabras de Cristo durante la última cena, “Este es mi cuerpo” y “Esta es mi sangre”, se toman literalmente, y los católicos creen que al recibir la Eucaristía, están recibiendo a Cristo mismo. Es por ello que la Primera Comunión es un paso crucial en la vida cristiana. Los niños deben prepararse específicamente para el sacramento de la Eucaristía. Esta preparación incluye aprender sobre el significado de la Eucaristía, su papel en la vida cristiana adulta y cómo recibirla de manera respetuosa y reverente. Muchos programas de catecismo incluyen una primera confesión o reconciliación antes de la Primera Comunión, para que los niños puedan acercarse al sacramento con un corazón puro y abierto.

Requisitos adicionales para la Primera Comunión

Aunque la edad de la comunión, estar bautizados y la instrucción religiosa son los principales requisitos, hay otros aspectos que las familias deben considerar al preparar la Primera Comunión de su hijo.

Participación en la vida de la parroquia y preparación familiar

Es recomendable que los niños y sus familias participen activamente en la vida de la parroquia. Esto incluye asistir a la misa regular, participar en actividades parroquiales y ser parte de la comunidad de fe. Esta participación activa no solo prepara a los niños para la Primera Comunión, sino que también refuerza su conexión con la Iglesia Católica y su compromiso con la vida cristiana, además de crear un hábito relacionado con la fe.

Recibir una preparación cuidadosa a nivel familiar también es clave. Los padres y padrinos tienen la responsabilidad de guiar y apoyar al niño en su camino hacia la Primera Comunión. Esto puede incluir hablar sobre la fe en casa, orar juntos y asegurarse de que el niño entienda la importancia de la Eucaristía de la Primera Comunión y cómo vivir como un buen cristiano. La preparación cuidadosa y el apoyo familiar son esenciales para que el niño esté verdaderamente listo para recibir la Primera Comunión.

La ceremonia de la Primera Comunión

Como ves, la Primera Comunión es más que un rito católico; también es un momento de unión familiar y comunitaria, ya que los niños y sus familias se reúnen para celebrar y vivir la fe con alegría. Además, durante el año o los dos años de instrucción previa la Primera Comunión fomenta que los padres y los hijos hablen de temas espirituales y compartan experiencias.

La ceremonia de la Primera Comunión es un evento significativo que suele incluir una misa especial. Durante la ceremonia, los niños participan activamente, recitando oraciones, respondiendo a preguntas y, por supuesto, recibiendo la Eucaristía por primera vez. Después de la misa, muchas familias celebran con una reunión o fiesta para conmemorar este importante acontecimiento en la vida cristiana del niño.

En la ceremonia, las niñas se visten con vestidos blancos o trajes que simbolizan la pureza y los niños se arreglan con elegantes trajes de chaqueta o de marinero. Los vestidos blancos de comunión son un símbolo tradicional que refleja la pureza y la nueva vida en Cristo.

No te olvides que en Quémono te ofrecemos una colección preciosa de vestidos de comunión de niña y trajes de comunión de niño. Si todavía no tienes decidido el conjunto que llevarán tus hijos, puede ser el momento perfecto para echarle un ojo a nuestra colección resolver el conjunto con la ayuda de profesionales en el sector de las comuniones.

Rocio Gutiérrez Ayala

Rocio Gutiérrez Ayala

Mi misión es ayudar a los peques a brillar en su gran día, permitiéndoles ser auténticos y tomar decisiones que reflejen su personalidad. Creo firmemente en respetar sus gustos, opiniones y necesidades.

Dejar un comentario